LOS CABALLOS PERCIBEN LAS EMOCIONES DEL SER HUMANO

Según un estudio realizado por un equipo de psicólogos de la Universidad de Sussex a 28 caballos, éstos animales son capaces de identificar y comprender las emociones de los humanos.

El estudio ha revelado que los caballos pueden diferenciar las expresiones faciales de felicidad y enfado provocando en ellos mismos distintas reacciones.  El proceso de investigación consistía en mostrar fotografías de gran formato con expresiones faciales durante 30 segundos, monitorizando a su vez la reacción del animal.

Al enseñarles imágenes de rostros enojados, la frecuencia cardíaca de los caballos aumentaba significativamente, moviendo a su vez la cabeza para observar a través de su ojo izquierdo; un rasgo peculiar asociado a los estímulos negativos, dado que la información que capta, se procesa en el hemisferio derecho del cerebro, un área que está especializada en entornos amenazantes según los investigadores.

La fuerza de la respuesta ante los rostros enojados frente a los felices les permitió concluir que son capaces de actuar con un sistema de alerta que permite a los caballos anticiparse a un comportamiento humano negativo. Frente a los estímulos amigables, los animales se comportaban de manera más sociable y calmada sin realizar alteraciones físicas.

En la actualidad, los científicos reconocen la sensibilidad tan desarrollada de los caballos y su capacidad para establecer lazos afectivos con los humanos, y a su vez pueden ayudarnos a desarrollar nuestra inteligencia emocional. Por otro lado,  los equinos también son capaces de recordar los estados de ánimo, presentando memoria para la emoción.

Posteriormente a este estudio, realizado por el mismo equipo de investigación, se descubrió que los caballos tienen 17 expresiones discretas que indican su estado de ánimo, una expresión más que los perros, y cuatro  más que los chimpancés, revelando también que los gatos consiguen realizar 21.  Además de ello también son capaces de reconocer a los miembros de una manada por sus característicos relinchos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *